Museo a pie de calle

El arte callejero de Oakoak nos dice cómo mirar la ciudad con ingenio.

Oficinista de día, artista y superhéroe de noche. Oakoak, la sensación de la ciudad francesa de St. Etienne. Es ingenioso, a veces irreverente, a veces macabro, siempre con un buen sentido del humor y tiene la misión de generar un sentimiento social positivo a través de su arte que, por naturaleza es callejero.

A través del grafiti o la pintura urbana, Oakoak divierte e inspira a gente de todas las edades y de todas las demografías apropiándose de los elementos menos atractivos de la ciudad. Ha embellecido significativamente los lugares rotos de la urbe —postes sucios, grietas en el piso, cables caídos, paredes despintadas, etc. Su trabajo ha llenado las banquetas de las calles de St. Etienne y muchas otras ciudades del mundo. Además, ha conquistado las páginas de medios desde Brasil hasta Beijing.

Por supuesto, Oakoak es su pseudónimo, pues su identidad se encuentra en el anonimato. Lo único que sabemos de él es que es un hombre francés de entre 25 y 35 años de edad y que no es un artista entrenado, de hecho trabaja en una oficina —haciendo quién sabe qué— para garse la vida. Cuando pinta, ya sea en las calles de su natal St. Etienne o en las ciudades que visita, nadie lo ve, porque claro, hacer grafittis en la calle no es legal en ningún lugar.

En uno de sus libros, Oakoak (2011, editado de forma independiente), dice que su artista favorito es Amedeo Modigliani, su más grande influencia además del futbol, los cómics, los libros, los videojuegos y otras referencias pop.

Su forma inusual de observar el entorno le ha permitido contar breves historias escondidas en las calles. Creemos que es una hermosa forma de hacer ciudad y de hacernos recordar que ésta es ‘un museo gratuito’, como él mismo dice en su último libro, Urban Diversion (Omake Books, 2014).

– – –

oakoak.fr

No Replies to "Museo a pie de calle"

    Leave a reply

    Your email address will not be published.